El inmunólogo Manuel Muro considera que no sería necesaria una cuarta dosis de la vacuna en toda la población

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/el-test-de-anticuerpos-antes-de-otra-dosis-evita-danos-inmunitarios–1482

04 feb 2022. 09.00H
Medir el nivel anticuerpos antes de recibir una nueva dosis de la vacuna frente al Covid-19 evitaría «fenómenos inmunitarios». A su vez, sería conveniente medir la respuesta celular y de memoria, realizando un estudio de cada paciente según sus factores de riesgo, edad y comorbilidades. Es una medida que diferentes inmunólogos, entre ellos Manuel Muro Amador, jefe de Inmunología en el Hospital Clinico Universitario Virgen de la Arrixaca, defienden y no ven imposible de trasladar al Sistema Nacional de Salud.

Aunque no realizarlo en teoría no tendría por qué ser contraproducente, «ese estado de hiperinflamación continua puede desencadenar, si seguimos estimulando tanto y en tan poco tiempo, fenómenos inmunitarios que podemos aventurar pero no aseverar». Y es que mientras, el 46,3 por ciento de la población española ya cuenta con la tercera dosis, Muro considera que esta no tendría que haberse autorizado en personas sanas de entre 18 a 40 años.

«Tampoco la dosis de refuerzo a vacunados a cuatro semanas tras el contagio, y luego cambiada por nuesta presión a cinco meses, por la generación de la inmunidad híbrida o ser superinmunes«, explica a Redacción Médica.

Cuarta dosis solo a pacientes inmunocomprometidos

«Te has inmunizado naturalmente con el virus completo y actualizado a todas las mutaciones de Ómicron. ¿Que sentido tiene?», añade Muro. En el mismo sentido, y aunque no le gusta hacer predicciones por la incertidumbre de la pandemia, solamente contempla una cuarta dosis para los pacientes «inmunocomprometidos, como por ejemplo ancianos, inmunodeficientes, oncológicos o trasplantados por el uso de inmunosupresores».

«Estimular al sistema inmunitario constantemente, cada vez con el booster o refuerzo en menor tiempo, para tener anticuerpos circulantes en sangre constantes a mansalva y los ganglios linfáticos inflamados siempre, no es buena idea pudiendo desarrollarse algunas veces fenómenos autoinmunitarios o incluso volverse tolerante al antígeno frente al que deberia responder», apunta este facultativo, director del Laboratorio Regional de Inmunología del Trasplante . A su vez, plantea la necesidad de reformular las vacunas ante las últimas variantes para poder valorar una cuarta dosis.

Con la vacunación frente al Covid-19 en menores de cinco años, Muro considera que puede ser interesante siempre y cuando la vacuna se «actualice a Ómicron» y dependerá de los ensayos clinicos que se diseñen y si son autorizados por las agencias reguladoras. «El beneficio es para la sociedad como posible transmisor, no para el individuo ya que, o son asintomáticos o de forma leve -excepto cuando la infección es con la Delta residual que aún queda en un 10 por ciento-.

Nuevas variantes Covid-19 más transmisibles, pero menos virulentas

«La campaña de vacunación seguirá dependiendo mucho del comportamiento de la pandemia, que según mi opinión va camino de gripalizarse, eliminar restricciones y hacerla más adaptable a la convivencia, como otro de los coronavirus existentes», reflexiona en declaraciones a este periódico. «Es esperable que a partir de abril, Pfizer y Moderna tengan una aproximación de la rea-daptación de la vacuna a Omicron, cosa que ya se tuvo que haber hecho en su día con la variante Delta». A su vez, Muro recuerda que ahora también contamos con fármacos con inmunización pasiva como anticuerpos tipo Evusheld -autorizados en otros países como Francia-, o los nuevos antivirales como Paxlovid o Lagevrio, para pacientes de riesgo o no vacunados.

A su vez, recuerda la importancia de vacunar más allá de nuestras fronteras. «Hay muchos países con menos del 10 por ciento de población sin vacunar», una situación que puede generar nuevas variantes, y que en palabras de este inmunólogo, pueden ser «más transmisibles pero menos virulentas», aunque «nada es seguro».